Pregúntale a la abuela

Consejos, cuidados y recomendaciones para ti y tu familia

¿Cada cuándo debes cambiar tu cepillo de dientes?

El cepillado de dientes es esencial para mantener una correcta higiene bocal. Pero ¿Cepillas tus dientas a menudo? ¿Por lo menos 2 veces al día, una en la mañana y otra antes de dormir?

Si lo haces asi, las cerdas de tu cepillo de dientes se estan gastando más rápido de lo que te imaginas. Y esto no es bueno porque un cepillo desgastado deja de ser efectivo para limpiar tu dientes y combatir las caires.

La realidad es que, no es necesario esperar a que nuestro cepillo de dientes se desgaste para poder cambiarlo. Cuando el cepillo ya esta muy desgastado, la acumulación de bacterias ya es excesiva.

La Asociación Dental Americana sugiere tirar el cepillo de dientes cada 3 ó 4 meses por el desgaste y crecimiento bacteriano.

 “De media, se deben cambiar los cepillos de dientes cada 3 meses. No obstante, hay personas que tienden a cepillarse con fuerza dañando más el cepillo, por lo que deberían cambiarlo antes”. – advierte Marta Córdoba, licenciada en Odontología y Máster en Ortodoncia, de Dentalwellness

Las consecuencias de no cambiar nuestro cepillo de dientes pueden ser infecciones por los hongos y bacterias que permanecen en las cerdas del cepillo. Deshacernos de nuestro cepillo desgastado también significa deshacernos de millones de bacterias.

Un estudio de la Universidad de manchester, en Inglaterra, descubrió que el cepillo dental promedio contiene al menos 10 millones de bacterias.

Cumplir con este sencillo paso de reemplazar nuestro cepillo de dientes cada 3 ó 4 meses beneficia bastante nuestra higiene bocal. Nos puede ayudar a prevenir caries, a remineralizar caries incipientes, a prevenir problemas de encías, o simplemente a manterner más limpia nuestra boca.

A veces las familias tienden a colocar todos los cepillos en un mismo vaso o en un mismo lugar, manteniendolos muy cerca. Esto es aún más peligroso, ya que las bacterias de cada cepillo pueden pasar de uno a otro generando todavía más bacterias.

Y tal vez pienses: “Bueno, nuestros cepillos estan juntos, pero usamos capuchones para protegerlos de las bacterias”. Pero la verdad es que no es asi, de hecho es más perjudicial.

No es recomendable el uso de capuchones de protección en los cepillos. Aunque parecen muy inocentes, en realidad evitan el secado de los filamentos al aire y los mantienen en un ambiente que provoca que se generen más bacterias.

En conclusión las recomendaciones básicas para mantener nuestro cepillo limpio y utilizable son:

  1. Reemplazar nuestro cepillo cada 3 ó 4 meses. Si es necesario cambiarlo antes, en caso de que las cerdas esten muy desgastadas.
  2. Mantener nuestro cepillo lo suficientemente separado de los demás, para evitar compartir bacterias.
  3. Tener cuidado de limpiar por completo el cepillo después de cada uso.
  4. Evitar el uso de capuchones.

 

A %d blogueros les gusta esto: