Pregúntale a la abuela

Consejos, cuidados y recomendaciones para ti y tu familia

Queso de puerco ¿De que está hecho? ¿Realmente es queso?

queso de puerco

Queso de puerco, esas gelatinosa y deliciosas rebanadas parecidas al jamón, que tu mamá te preparaba en sándwich y torta, cuando ibas en la primaria.

Si bien, este delicioso alimento es muy común para las familias mexicanas, es uno de los alimentos que más nos intriga su procedencia, ya que, aunque este tiene más características de jamón que de queso, no esta hecho a base de lácteos.

Pero si no está hecho a base de lácteos ¿De que esta hecho el queso de puerco?

¿De qué esta hecho el queso de puerco?

El queso de puerco es un embutido, hecho con trozos carnosos de la cabeza de cerdo. A veces también, según el país en el que se prepara, puede llevar manitas de puerco y corazón.

Lo que le da un sabor extra es que se condimenta con cebolla, ajo, diferentes especias como clavo, tomillo, orégano, mejorana, laurel y pimienta. Incluso hay recetas que incluyen nuez moscada, limón y vinagre.

La receta de queso de puerco es realmente antigua, algunos historiadores refieren que tiene su origen en le época medieval, cuando los campesinos limpiaban la cabeza del cerdo y cocinaban la carne sin órganos para obtener un caldo particular, cuando se enfriaba y se cuajaba, adquiría una consistencia particular, gracias a la gran cantidad de colágeno que contiene.

¿Cómo se prepara el queso de puerco?

Aunque las recetas pueden cambiar según la región, en México existe un procedimiento básico que se sigue para hacer este platillo y aquí te lo presentamos paso a paso:

  1. Lava bien la carne de cabeza. Puedes incluir diferentes partes como las orejas y también algunas patas.
  2. Hierve en una olla grande todas las piezas.
  3. Sazona la carne con vinagre, especias, cebolla o ajo.
  4. Cocina la carne en una olla a fuego lento, por varias horas, hasta que casi se consuma todo el caldo.
  5. Retira la carne, deja enfriar y pica las piezas en trozos o tiras pequeñas, incluyendo los cartílagos.
  6. Vierte la carne en un canasto de palma o puedes amarrarlo en un trozo de manta atada con hilos, para que todo quede bien compactado.
  7. Deja enfriar o coloca en el refrigerador durante un día entero.
  8. Desmolda y sirve.

Tu queso de puerco esta listo para ser preparado como botana o en tortitas para el lunch de los niños.

A %d blogueros les gusta esto: